[Dic. – 2009] Construcción Pan-Americana – La construcción verde se impone en América Latina

La construcción sustentable se está convirtiendo en tendencia en algunos países de América Latina. Sin embargo, aún se ven pocas iniciativas en el segmento residencial y falta iniciativa en materia de políticas por parte de algunos gobiernos.

 

Por Walter Duer, Buenos Aires

 

La cantidad de proyectos que existen en el mundo que están registrados o certificados con LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, una de las certificaciones más ampliamente aceptadas en este rubro) ya llega a los 20.000. Ahora bien, ¿Qué porción de ese número corresponde a emprendimientos en América Latina? ¿Cuánto interés despierta en los profesionales de la región?

 

Para Silvia de Schiller, co-directora del Centro de Investigación Hábitat y Energía de la Universidad de Buenos Aires y responsable del programa de trabajo “Arquitectura para un futuro sustentable” de la Unión Internacional de Arquitectos para América, explica que “la posibilidad de desarrollar en la región una edificación ‘verde’, ‘ecológica’ o ’sustentable’, es muy amplia y, sobre todo, accesible”. La especialista asegura que “el mercado lo está esperando  y el profesional también para responder a la tendencia actual, y los usuarios lo están necesitando ante los crecientes costos y escasa calidad de la construcción”.

 

Sin embargo, De Schiller advierte que “dado que no contamos con materiales certificados que permitan acceder fácilmente a la certificación según las condiciones de Estados Unidos, toda la energía deberá ponerse en el diseño y el manejo de las estrategias bioambientales que permitan lograr mayor calidad ambiental y mejor eficiencia con menos energía”.

 

Los dos gigantes de la región muestran realidades muy dispares. Mientras que Brasil se ha posicionado como pionero y potencia mundial en el tema y posee una numerosa cantidad de edificios verdes, tanto corporativos como residenciales, distribuidos por todo su territorio, México camina despacio, con el estado proponiendo desde el año pasado la creación de un Instituto de Investigación y Desarrollo de Materiales Sustentables de Construcción que aún no ha alcanzado logros significativos.

 

Iniciativas

 

En el resto de los territorios, Colombia parece haber tomado la delantera. Por lo pronto, ya se creó el Consejo Colombiano de la Construcción Sostenible (CCCS), miembro del World Green Building Council, que cuenta con la participación de más de medio centenar de empresas, entre las que se destacan la cementera europea Holcim, Contempo, un grupo inmobiliario de Colombia y el Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible (Cecodes).

 

La cantidad de construcciones “con conciencia ecológica” es cada vez más numerosa, como lo explica Margarita García, presidenta ejecutiva de CCCS, aunque se está dando particularmente en el segmento corporativo y de gobierno, mientras que se ve muy poco movimiento en el residencial.

 

“El 25% de los proyectos de oficinas que se están consolidando en Bogotá contienen alguna práctica sostenible o favorable al medio ambiente”, dice García. El CCCS está trabajando en la generación de un sistema de certificación local para que la construcción sustentable no quede sólo en manos de las grandes constructoras y que los proyectos colombianos pequeños y medianos también tengan la oportunidad de subirse a esta ola ecológica.

 

Sobre la situación puntual de Argentina, De Schiller explica que “si bien las empresas constructoras y los productores de materiales de construcción encuentran atractiva la posibilidad de construir mejor a través de buenas prácticas, la situación local todavía no orienta la innovación ni ofrece el soporte necesario a la iniciativa individual. Para la experta “la falta de regulaciones, exigencias de desempeño térmico y eficiencia energética y, sobre todo, la ausencia de políticas de reducción de impacto minimizando el uso de energía, no alientan las medidas de optimización que permitan modificar prácticas convencionales”.

 

Juan Carlos León, gerente general de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) señala que “hay varios proyectos en marcha en el país, tanto en el área de edificación industrial, en viviendas y también en edificios de uso público”. León agrega que “un aspecto que ha estimulado la concientización de los profesionales del sector en nuestro país ha sido el aumento de regulaciones y normativas que apuntan al tema térmico”. Entre las principales barreras que se encuentran en la región para el despegue definitivo de la construcción sustentable aparecen la falta de capacitación de muchos profesionales y el hecho de que ser verde puede significar también costos más altos.

 

¿Más verdes para ser verdes?

 

Según un estudio realizado en Estados Unidos por CoStar Group Study, una firma de investigación con sede en Bethesda, Maryland, el incremento de costos no debería ser un problema, ya que los edificios construidos de acuerdo a pautas ecológicas incrementarían apenas entre un 2% y un 7% los costos totales en comparación contra la construcción tradicional y que, por otra parte, permiten asegurar mayores tasas de recuperación de la inversión gracias a la posibilidad de ofrecer mejores precios de venta. El mismo informe garantiza que la certificación LEED significa un incremento de US$171 por metro cuadrado en el precio de venta final.

 

En América Latina, se estima que un proyecto de construcción sostenible puede costar entre un 10% y un 15% más que una construcción tradicional, según datos de la CCCS. “Pero en la medida en que se desarrollan el mercado de proveedores, materiales y profesionales capacitados se va reduciendo su costo”, aclara García, quien coincide con el estudio en que, “además, diversos estudios muestran que los costos adicionales iniciales se ven más que compensados durante la operación: hay menores gastos de energía, un mayor valor del edificio y de sus ingresos por arrendamiento así como una mayor tasa de ocupación, lo que redunda en un mayor retorno de la inversión”.

 

León, por su parte, advierte que “Si se comienzan a incluir tecnologías de ahorro sofisticadas, como sistemas fotovoltaicos, sistema geotérmico y materiales reciclados y reutilizables, una vivienda podría duplicar su valor”.    

 

Felipe Rabía Rivera, gerente de ventas local de Panduit México, una compañía que realiza servicios de infraestructura en edificios, como cableado, apoyándose en prácticas “verdes” explica que “una construcción verde es una estructura diseñada para aumentar la eficiencia y reducir el impacto medioambiental”.

 

Para dar un ejemplo de la repercusión de largo plazo de una construcción sustentable, Rabía Rivera concluye que “la utilización de la luz natural en el interior del edificio, por ejemplo, no sólo repercute en un ahorro económico y en un menor impacto al medio ambiente, solamente considerando un menor consumo de luz eléctrica, sino también incrementa la productividad de sus ocupantes al momento de optimizar el medio ambiente interno logrando una alta eficiencia en la temperatura, calidad y cantidad de luz y del aire que se respira lo que significa reducir el posible estrés de sus ocupantes”. CPA


One thought on “[Dic. – 2009] Construcción Pan-Americana – La construcción verde se impone en América Latina

  1. I found your blog on google and read a few of your other posts. I just added you to my Google News Reader. Keep up the good work. Look forward to reading more from you in the future.

Deja un comentario